Breve escapada a Frankfurt

Como cada año AA y su madre hacen una escapa justas. Este año, por falta de tiempo, ha sido muy breve de fin de semana, saliendo el viernes por la tarde y volviendo el domingo.

El lugar elegido ha sido Frankfurt, en Alemania, y la razón principal de la decisión ha sido por el hotel; y es que a AA le tocó una estancia de dos noches en cualquier Novotel de Alemania, así que fuimos al único que nos daba disponibilidad y que había vuelos asequibles.

Salimos el viernes por la tarde después de trabajar y llegamos como a las 23:00 horas. Recogimos el coche de alquiler con la compañía Thrifty, con la que hemos reservado en varias ocasiones y nunca hemos tenido ningún problema, y nos pusimos en marcha.

Coche de alquiler con Thrifty.

Llegamos al hotel bastante tarde, después de dar un pequeño rodeo, ya que el GPS nos llevó a otro sitio en dirección contraria. Lo bueno es que como en la UE ya no hay problemas para usar los datos del móvil acabamos poniendo el Google Maps, y llegamos sin problemas.

Como os comentaba dormimos en el Novotel Frankfurt City, que está genial si vas en coche, ya que está a unos dos kilómetros del centro y se aparca sin problema en los alrededores del hotel.  Siempre hemos recomendado los hoteles de la cadena Accor, ya que tienen una calidad-precio bastante buena, las camas son cómodas, la limpieza es buena y los desayunos están muy bien.

Tras descansar y coger fuerzas con un buen desayuno, nos montamos en el coche y nos fuimos hasta el Castillo de Eltz, uno de esos castillos de cuento que has visto en las revistas de viajes y tienes muchas ganas de visitar.

Para llegar al castillo se tarda poco menos de dos horas en coche desde Frankfurt, y casi todo el trayecto es por autovía. Luego aprovechamos para volver bordeando por la orilla del río Rhin.

Se trata de un castillo privado y lo primero que te encuentras es una caseta en la que tienes que pagar el aparcamiento (precio de 2018 2€ por coche). Dejas el coche allí y desde el aparcamiento hasta el castillo hay, más o menos, 1,5 kilómetros andando. Hay disponible un autobús que te lleva y cuesta 2€ por persona y trayecto (precio de 2018). Nosotras lo hicimos andando tanto a la ida como a la vuelta, aunque la vuelta es una buena cuesta arriba. Si no queréis subir andando os recomendamos que el camino de bajada lo hagáis andando, ya que hay vistas preciosas del castillo y la lanzadera va directa, no para.

Castillo de Eltz, vista desde el camino.

Una vez abajo puedes comprar la entrada para ver el interior en una visita guiada en inglés o alemán, o dar paseos por la zona y ver los patios y la parte de fuera.

En nuestro caso cogimos la visita guiada en inglés, que es más o menos cada 15 minutos hasta completar grupos reducidos. Dentro no se puede hacer fotos y, sinceramente, el interior no merece la pena, por lo que os podéis ahorrar los 10€ que cuesta por persona.

Castillo de Eltz.
Interior del castillo de Eltz.

Una vez terminada la visita nos pusimos en marcha para ver varios puntos de la ruta de los castillo del Rhin.

Los lugares en los que paramos (en este orden, ya que hay que cruzar el río en algunos casos), fueron los siguientes. Seguro que hay más sitios preciosos pero no nos dio tiempo a más y desde el coche hay vistas muy bonitas.

  • Castillo de Lahneek.
  • Braubach.
  • Schloss Stolzanfels.
  • Boppard.
  • Oberwesel.
Schloss Stolzenfels.
Boppard.
Boppard.
Boppard.
Valle del Rhin.
Valle del Rhin.
Valle del Rhin.
Oberwesel.
Oberwesel.
Oberwesel.
Oberwesel.

Al día siguiente nos fuimos a dar una vuelta por Frankfurt antes de ir al aeropuerto. La verdad es que no tiene mucho, y menos un domingo que estaba todo cerrado, pero la plaza y los alrededores son muy bonitos.

Fankfurt.
Fankfurt.
Fankfurt.
Fankfurt.
Fankfurt.
Fankfurt.

Sin duda una zona perfecta para una escapa de fin de semana 🙂

Un abrazo, AA y JC.

Deja un comentario