Ruta por las Rías Altas.

Una de las escapadas por España que teníamos pendiente eran las Rías Altas, en Galicia, y es que España tiene lugares maravillosos para visitar.

Nos centramos en hacer la ruta en la provincia de La Coruña, ya que también engloba la costa de la provincia de Lugo, que hemos dejado para otra ocasión.

En este caso elegimos como base el Albergue O Abeiro, en el Concello de Mañón. Guillermina, la persona que lo regenta, es muy amable y nos ayudó a organizar nuestra ruta por la zona. Las habitaciones no son muy grandes, con baño compartido y la cama es muy cómoda. También disponen de cocina y zona de ocio. Están en mitad del campo, lo que es un punto a favor ya que es muy tranquilo para descansar. Pinchando en el enlace podéis reservar directamente.

Albergue O Abeiro

Día 1:

El primer día salimos de madrugada de Madrid para llegar por la mañana a Galicia, ya que son más de 5 horas de viaje.

La primera parada que hicimos fue en Betanzos, y aunque estuvimos cuando hicimos la ruta de La Costa da Morte no visitamos el Parque del Pasatempo. Se trata de un antiguo parque lúdico inaugurado en 1916 que tiene muy buena pinta, pero cuando llegamos nos encontramos que estaba cerrado porque iban a fumigar en los días próximos, así que nos quedamos con las ganas y sólo pudimos verlo de lejos.

Parque del Pasatempo, Betanzos.

Continuamos hacía Pontedeume, donde dimos un paseo y nos acercamos hasta las Fragas do Eume, pero como era festivo fue casi imposible aparcar y mucho menos hacer la ruta, así que lo dejamos pendiente para próximas excursiones.

Pontedeume.

Seguimos hacia la Punta de Segaño y de camino pasamos por la Playa de Chanteiro, que no tiene nada que envidiarle a las playas del Caribe (excepto la temperatura del agua) y casi llegando a la punta también paramos en la Batería de Bailadora, con unas vistas increíbles de la Ría de Ferrol y del Castillo de San Felipe en Ferrol. Estás baterías se crearon a finales del siglo XIX – principios del XX, con el objetivo de proteger la ría ante posibles ataques.

Playa Segaño.
Castillo de San Felipe desde la Batería de Bailadora.
Batería de Bailadora.

Si continúas siguiendo los carteles llegarás hasta el Castillo de Palma, que protege la Ría de Ferrol junto al Castillo de San Felipe. Por desgracia está medio en ruinas y no se puede visitar, aunque nos comentaron que hace varios años lo compró una cadena hotelera para convertirlo en alojamiento turístico, pero aún no se sabe nada.

Castillo de Palma.

Por último fuimos hasta Ferrol a ver el Castillo de San Felipe. Está un poco lejos de la ciudad, por lo que no se puede ir andando. Se puede ir en barco desde el puerto de Ferrol. Si vais es coche las calles son bastante estrechas y no hay mucho sitio para aparcar.

La entrada es gratuita y puedes pasear por todas las salas que se encuentran abiertas. También hay visitas teatralizadas, para saber días y horarios mejor consultar con la oficina de turismo de Ferrol.

Castillo de San Felipe, Ferrol.
Castillo de San Felipe, Ferrol.

Día 2:

 

Hoy nos esperaba un largo día llenos de paisajes maravillosos, parajes y increíbles, y como buena fecha festiva gente, mucha gente.

Nuestra primera parada fue el Cabo de Bares. Se trata del punto más septentrional, es decir más al norte, de la Península Ibérica. Más allá del faro se puede seguir caminando para disfrutar del paisaje.

Cabo de Bares.
Cabo de Bares.

Seguimos nuestro camino hacia Porto do Barqueiro, donde podréis disfrutar de una estupenda estampa marinera. Además en el pueblo de Barqueiro está la panadería Picos, donde podréis comprar empanada recién hecha de las más buenas que hemos probado.

Porto do Barqueiro.

Continuando por las Rías Altas llegamos hasta Ortigueira, un pueblo bastante grande pero no especialmente imprescindible en la ruta. Por lo que si tenéis el tiempo justo es mejor que sigáis la ruta hacía otro lugar más interesante.

Ortigueira.

Dejándonos llevar por el litoral llegamos hasta la siguiente ría y al Cabo Ortegal, otro de los puntos fuertes de la ruta. La carretera para llegar tiene unas pocas curvas pero el resultado merece la pena, las vistas son increíbles.

Cabo Ortegal.
Cabo Ortegal.

Si seguimos por la costa, por carreteras estrechas y llenas de miradores, al final llegaremos hasta San Andrés de Teixido, que es uno de los pueblos más pintorescos de la zona, aunque a nosotros nos decepcionó un poco (quizás por la cantidad de gente que había).

San Andrés de Teixido.

En la carretera vimos un par de indicaciones en las que nos desviamos y tienen vistas preciosas: Faro de Punta Candelaria (que lo bonito son las vistas bajando hacia el faro) y San Antonio de Corveiro.

Faro de Punta Candelaria.
San Antonio de Corveiro.

 

Día 3: 

En nuestro tercer día en Las Rías Altas disfrutamos de vistas de playas paradisíacas.

Empezamos por la Playa del Baleo, siguiendo por la costa hacia el Faro de Punta Frouxeira, lugar que nos encantó, y es que aunque el faro en sí sea bastante feo hay unas galerías subterráneas militares muy interesantes y que se pueden visitar sin problema. Las vistas en los acantilados son increíbles.

Playa del Baleo.
Cabo Frouxeira.
Cabo Frouxeira.
Cabo Frouxeira.
Cabo Frouxeira.

Finalmente llegamos hasta Cabo Prior, no sin antes pasar por numerosas playas de arena blanca llenas de surfistas surcando las olas.

Playa de Santa Comba.
Cabo Prior.

Y hasta aquí nuestros 3 días por las Rías Altas, en la parte coruñesa. Quizás os interese leer Ruta por la Costa Da Morte; Lugo, La Coruña y pueblitos de sus provincias;  o Los Molinos del Folón y del Picón

Si te gusta comparte y comenta 🙂

AA y JC

Deja un comentario